Páginas vistas en total

domingo, 12 de abril de 2015

BROZA



Llegué a la estación con tiempo, con dos horas y esperé tres porque el tren cuando viene de Gijón llega una hora tarde, pero la última hora no cuenta porque esperaba en el andén o al revés es la que más cuenta. Y además ya había terminado lo que había venido a hacer a León y volvía para Barcelona.
Mi hermano me dijo:
-Ven a cenar a casa
Y añadió “cenamos pronto” y yo le dije que si, que iba a cenar a casa pero después me fui con los chicos a tomar cañas. Primero con Cristina Abad, Manuel Cuenya y su acompañante y con Antonio Manilla. Después de algunas lluvias vinieron los lodos y Manuel o Manolín se sintió indispuesto porque su acompañante le iba a dar una explicación que temía y se le cerró el estómago. Pero Manuel sabe (porque es del Bierzo) que todos los temores se disipan por la mañana o en su defecto nada más salir el sol y aquí paz y después gloria. Seguimos sin ellos. Pensé que Cristina lo hizo bien y se fue a la primera cerveza. Estoy seguro que sabía que las armas las carga el diablo y el diablo venía cargado, traía ganas el diablo. Y fue así que nos quedamos Antonio y yo y cuando ya íbamos a salir del Burgo para cruzar la calle ancha y sus palacios con ventanas de esquina y adentrarnos en la bodega de la ciudad, lo olvidé todo. Sé que iba con un tipo al que me pareció conocer de toda la vida, un tipo grande, de la montaña de Cármenes y por lo tanto de total confianza.
-Ahora aquí
-¿Aquí?
-No, aquí.
Eso es el orden, el que no altera el producto, aunque cambies los factores. Y el orden pasó por Casa Pozo y el bar literario Belmondo, donde dos chicas de viernes, con el pelo lavado, una rubia y otra morena, hablaban (y miraban). Y dos chicos en la barra que no se habían lavado en toda la semana, hablaban o reían o acompañaban y, por pasar el rato, miraban.
-¿Tú eres Yago no? –le dije al chico de la barra-
Y Yago se quedó toda la noche pensando quién hacía la pregunta. Buscó mi perfil en internet y solo le salía música. Al día siguiente, a las veinticuatro horas Yago me pedía amistad en Facebook.
-Para otra vez estáis invitados –dejó escrito-.
Eso es, así me gusta, que la gente se coma la cabeza toda la noche y dé con alguna solución.
-Ahora aquí.
Y entre ahora aquí, ahora aquí, llegamos al Arco de la Cárcel donde hay varias esculturas absurdas colgadas de las paredes y de una grúa, olvidadas por los alcaldes, por los votantes y por dios. Una de ellas es una mosca, una mosca enorme.
-Ahora aquí
-No, aquí no, que hay cucarachas enormes.
En todas partes, con o sin cucaracha, y  si no es a una hora es a otra, te dan de tapa picadillo, huevo, morcilla, ensaladilla, garbanzos con callos, “ahora aquí”, callos, patatas picantes, patatas bravas.
Entramos en el Mongogo.
-A este bar vino un tipo para copiarlo y montarlo en Berlín –dijo Antonio-
-Fijo que si
Tuvimos que salir de allí porque no había sitio para sentarse y porque era comida mejicana, burritos, guacamole y picante, olía a picante para morirse allí mismo, hasta el calor del bar era picante. A las muchas chicas que salían de noche por primera vez, no parecía importarlas que todo picara, pero amigos yo tengo Crohn desde hace treinta años y sé lo duro que es.
Así seguimos la ruta, meando y bebiendo cerveza sin sed, pero con ganas de romper lanzas. No se rompió ninguna porque lo que se rompe siempre son otras cosas, hablamos de hijos que se rompen, padres que se rompen, mujeres que se rompen, de escritores que se rompen, de libros, de poesía, de todo lo que se rompe y dura para siempre, de lo que se lee y de lo que no.
Todo empezó porque yo presentaba el viernes diez de abril a las ocho de la tarde mi libro Tierra de invierno (Editorial Playa de Akaba). Y eso fue a palo seco, sin conocer el Instituto de Estudios Leoneses, sin casi dormir, sin conocer ni a Manuel Cuenya, ni a Roberto Soto, mis anfitriones, en una sala bastante grande y con bastante gente.
Todo empezó saludándonos, descalzándonos antes de entrar al oratorio e intentando dar luz a un libro de sesenta páginas llenas de bastante oscuridad. Después de buscar esa luz en Barcelona y en Madrid, tampoco en León fue posible. Firmé algunos ejemplares a amigos y familiares a los que hacía años que no veía y de los que apenas sé ya nada y de entre todos los que se acercaron a la mesa, dos mujeres vascas que no me conocían pero sintieron curiosidad por el apellido, un Gorostiaga en tierras leonesas. El mundo es extraño, muy extraño debieron pensar y de noche más.
A esa misma hora en la Casa de León en Madrid, Julio Llamazares presentaba El entierro de Genarín, una versión para el siglo XXI.  Algunos no pudimos acercarnos hasta allí.
 Después el tren llegó con retraso. Mientras esperaba vi una pareja de aguiluchos dando vueltas sobre el cielo, un cielo limpio y azul. A cada vuelta ganaban altura hasta que desaparecieron.

“Y es una fiesta entonces el paisaje,
un instante las horas, y todo está bien hecho”
Broza

Antonio Manilla



No hay comentarios:

Publicar un comentario