Páginas vistas en total

sábado, 25 de abril de 2015

INKA






He visto burbujas de luz, he notado la acústica del viento acercándose. Estoy con mi mujer y mis hijos en la galería Àmbit de Barcelona, donde no encontré un solo sonido fuera de su sitio y sí unas leyes muy claras, la ausencia de color. Mis hijos no dijeron nada. Rodeados de silencio, no hablaron.
Inka Martí ha desteñido los grises hasta volverlos transparentes, incluye espíritus en sus cuadros y esos cuadros minimalistas formados por paisajes o sueños, han sacado todas las formas posibles, se han deshecho del espacio a base de perder. Una galería no es un espacio infinito pero a veces consigue que te acerques a la luz. La autora que conoce el ritmo de los pájaros, esos ciclos vitales breves de la naturaleza, ha incluido esa brevedad en cada uno de los cuadros. Quizá, como pintora vive un cromatismo blanco igual que otros de sus ciclos artísticos fueron azules o verdes, distintas formas en el alma de los poetas, los músicos, los pintores, de los fotógrafos, de las luciérnagas. Yo que tiendo a la oscuridad, también tiendo a fotógrafos como Erlend Mork, Houncheringer, García-Alix, Steven Lyon, Ryohei Hase, que mantienen la tormenta (de la clase que sea), dentro de sus cuadros y la mantequilla en el frigorífico, para que no se derrita. En esta exposición, en este ciclo de vida, la falta de elementos y la transformación de lo que queda en un desnudo primitivo, vacío o tan solo el haiku de unas huellas, un palo clavado en el paisaje y esa estación del año bajo la tramontana, bajo el sol, bajo una luz que se deshace. Inka ha conseguido evaporar los colores, dejando algunas formas que se mecen, que todo el mundo quiere tocar, inaprensibles. Nadie puede ver ese lugar en el que están prestadas, nadie puede muchas cosas.
Mi hijo mayor miraba hacia el jardín al fondo de la Galería, formado por unas motas verdes y ante la pregunta -¿se parece al jardín del colegio? solo dijo “no está la princesa”. Esta exposición forma parte de la naturaleza de las cosas y la timidez.





No hay comentarios:

Publicar un comentario